Follow:
Dear Diary Mi diario Viajes

Los Viajes de En Mi Bolso- Rodas (Grecia)

CINTA
11 Flares 11 Flares ×

Hoy volvemos a las islas griegas y aterrizamos en Rodas, un lugar que te enamorará desde el primer momento.

¡No te lo pierdas!

 

 

 

¡Hola mis viajer@s!

¿Qué tal va agosto? Ya estamos en el ecuador, así que aún queda tiempo para un viajecito, ¿no? Y, que mejor en estas fechas que a un lugar en el que podamos disfrutar de la playa, y de hacer un poco de turismo. Así que hoy viajamos hasta Rodas, en Grecia, una isla con menos de 200.000 habitantes, cargada de historia.

Casi rozando costa turca, su suelo ha vivido varias guerras entre este pueblo, el griego, y el persa con numerosas cruzadas. De ahí su extensa muralla, y su arquitectura que remite a los pueblos que la han habitado (además de los mencionados, también la habitaron fenicios, egipcios, otomanos e incluso al Imperio Romano y los ingleses). Por lo que es una isla multicultural.

Su zona más comercial es el puerto, por donde llegan los miles de turistas (principal fuente de financiación) que visitan la isla cada año, que son recibidos por una simpática escultura de tres delfines sobre el mar. Desde ahí ya podemos apreciar las murallas, en forma semicircular, construidas por los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén en la Edad Media, que recorren la capital del Dodecaneso, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Están fortificadas por tres torres, y tiene 12 puertas. La principal es la de la Marina, frente al puerto, formada por dos torres, con la figura de una flor de lis. La ciudad se puede recorrer a pie fácilmente, sin perder detalle de sus múltiples elementos.

Y, dentro de estas, se encuentra la ciudad antigua, llena de calles estrechas y empedradas; con casas y palacios de piedra, torres medievales, mezquitas turcas, edificios bizantinos, templos… Una de las calles principales es la calle de los Caballeros de Rodas, que es de las más bonitas e históricas. En ella se encontraban las posadas donde se alojaban los caballeros. Pero el centro neurálgico lo suponen las calles Sócrates, Pitágoras y Aristóteles; que van a dar a la plaza Hipócrates, donde se concentran la mayoría de tiendas de souvenirs, anticuarios y joyerías, así como los diferentes restaurantes y tabernas. Está decorada en su centro con una fuente turca, y se encuentra en ella la sede de la Biblioteca Pública.

El Palacio del Gran Maestre es uno de los lugares más destacados y emblemáticos. Fue construido y habitado por los Caballeros de Rodas, que se encargaron de edificar casi toda la isla, como por ejemplo el el Hospital de los Caballeros de Rodas. Fue la residenciad de veraneo de Mussolini. En Rodas también hay un barrio judío, que se sitúa en la Plaza de los Mártires, con tres caballitos de mar de bronce en una fuente. Y también encontramos la Mezquita de Solimán, como uno de los exponentes de su arquitectura turca en la isla. Junto a ella están los baños turcos, y la Torre del Reloj; un campanario con vistas a toda la ciudad.

En Rodas también hay una Acrópolis como en Atenas, situado en la colina de San Esteban, donde está el templo de Apolo Pithio. Y, más allá de este círculo histórico, se extiende la ciudad moderna de anchas calles y avenidas llenas de palmeras, grandes hoteles, comercios y bellos edificios; así como la montaña más alta, el Attaviros.

Pero, sin lugar a dudas, el elemento más famoso es el Coloso de Rodas; considerado una de las siete maravillas de la antigüedad. Este era una estatua enorme, que se supone destruida tras un terremoto. Representaba al dios del sol, Helios, dando entrada a los barcos al puerto antiguo (Mandraki). Medía 37 m de piedra y acero, y tenía las piernas abiertas, sobre una base de mármol blanco. Fue protagonista de muchas historias de todos los conquistadores. Sin embargo, se cree que fue una leyenda, pues era imposible mantener una estructura de ese peso sobre el mar.  Otra teoría, es que estaba situado en la Acrópolis, pero todo lo que rodea al Coloso, es un mito. Actualmente, su lugar lo ocupan dos columnas con dos ciervos de bronce sobre ellas, dando enclave a la torre de San Nicolás.

Por tanto, un claro enclave estratégico, que ha dejado mucho que ver y aprender en esta isla. Espero que hayáis podido disfrutarla un poquito, tal y como hice yo.

¡Hasta la próxima semana!

Besos

Cinta

 

 

Related:

Previous Post Next Post
11 Flares Twitter 4 Facebook 7 Pin It Share 0 11 Flares ×