Follow:
Diario Mi diario Viajes

Mi viaje a la Bretaña Francesa (Road trip: Día 3 y 4)

penvins
96 Flares 96 Flares ×

Hola!

Aquí tenéis la siguiente parte del post de Mi viaje a la Bretaña Francesa 🙂 Si no has podido ver el primero, pásate por aquí (Mi viaje a la Bretaña Francesa (Road trip: Día 1 y 2))

La siguiente parte de mi viaje comienza en Vannes.

Para ver la ciudad, estuvimos por la mañana recorriendo su centro histórico, con casitas medievales de todos los colores. La verdad es que Vannes es una ciudad preciosa que merece la pena conocer, llena de mercadillos callejeros en el mes de agosto. Además, la ciudad medieval acaba en el puerto deportivo, que llega hasta el Golfo de Morbihan.

Si tienes tiempo, puedes darte un paseo en barco para llegar hasta el golfo. Nosotros no lo hicimos porque la travesía era de más de 2 horas y necesitábamos tiempo para visitar otros lugares.

No puedes perderte el castillo de la ciudad, con amplios jardines de flores de colores alrededor del río. ¡Un paseo precioso que os encantará!

 

vannes-centre ville

castillo-vannes2

castillo-vannes

vannes

 

Antes de marcharnos de Vannes, nos decidimos a comer en una crepería del casco antiguo. El restaurante se llama La Cave Creperie Saint Gwenhael, un sitio con encanto y con unas crepes buenísimas <3

 

la cave-vannes

 

Cuando acabamos de comer, nos fuimos al Castillo de Suscinio.

 

El castillo es enorme. Se trata de una fortaleza del siglo XIII y cuenta con un emplazamiento excepcional, ya que se encuentra al lado del mar en pleno Golfo de Morbihan. El castillo puede visitarse y su historia es de lo más llamativa. Comenzó siendo la residencia de los duques de Bretaña, para después ser abandonado y utilizarse de cantera en la Revolución Francesa. Más tarde, ya en su abandono, se le entrega la propiedad a un hombre del pueblo, que decide vender todos sus muebles, ventanas, escaleras… para dejarlo en plena ruina. A día de hoy, el castillo está en restauración, y con la entrada podemos ayudar en estas tareas (9€ adultos y 6€ para estudiantes).

En los exteriores cuenta con un lago para pasear, además de las inmediaciones del castillo, que pueden visitarse. Allí es donde nos atrevimos a sacar el drone y sobrevolar el castillo para poder ver sus vistas al mar. Os incluyo alguna foto para que podáis ver las vistas desde las alturas 🙂

 

chateau de suscinio

chateau de suscinio1

suscinio-drone

 

Para terminar el día, quisimos acercarnos a la Plage de Suscinio. La playa es de arena fina y es muy frecuentada por windsurfistas debido a su fuerte viento. Si tienes un rato y hace buen tiempo, es un sitio perfecto para tomar el sol y pegarte un buen baño.

Nosotros no tuvimos tanta suerte, ya que ese día corría tanto viento que era hasta molesto permanecer en la playa. Por ello, decidimos seguir por la costa hasta llegar a la Capilla de Penvins, situado en un lugar privilegiado en donde te encuentras al mar a ambos lados. Nos decidimos quedar un rato por la zona y ver a los miles de windsurfistas de la zona. En las fotos veréis el gran viento de la zona :p

 

penvins

 

Terminamos el día dirigiéndonos de vuelta a Vannes, en el que nos hospedamos 3 días y 2 noches.

 

Al día siguiente, seguimos nuestra ruta hacia Auray, cuya ciudad ha sido calificada de Ciudad de Arte e Historia. El muelle data del siglo XIV y en los siglos XVI y XVII, el tráfico de vino y cereales lo convirtió en el tercer puerto bretón. Si paseas por el puerto, podrás ver losas de granito con la historia más importante de la ciudad. Lo más llamativo es que Benjamín Flanklin atracó en su puerto en 1776 para tener una audiencia con el rey Luis XVI.

 

auray

auray-puente

 

Un lugar que quería conocer sí o sí era Carnac y sus alineamientos de rocas del Neolítico.

Los alineamientos pueden visitarse sin necesidad de comprar la entrada, ya que las verjas que lo rodean son muy bajas y te dejan ver perfectamente las rocas. Sin embargo, si te interesa tanto como a mí, merece la pena la visita guiada, ya que te permite entrar en las zonas de los alineamientos, además de informarte de todas las historias, creencias y leyendas de las rocas.

Como las visitas guiadas van por horas estipuladas, comenzamos haciendo la parte que se hacía por libre, llegando hasta el Gigante de Manio y el Rectángulo de Manio. El menhir es de 6,5 metros de altura, mientras que el rectángulo de Manio es un túmulo de 37 metros de largo.

 

gigante de manio-carnac

rectangulo de manio-carnac

 

También pudimos adentrarnos en uno de los túmulos, que se conserva perfectamente, y que fue refugio para los revolucionarios en la Revolución Francesa. Además, en su interior puedes ver el grabado llamado “hacha de arado”, aunque es complicado de ver debido a la poca iluminación en el interior del túmulo.

 

tumulo-carnac

 

Una vez llegada la hora de nuestra visita guiada entramos al alineamiento de Kermario (en función de la hora se entra a uno de los tres alineamientos, Kermario, Kerlescan o Le Petit Ménec, cuya visita es la misma).

Los megalitos tienen más de 6.000 años de antigüedad, erigidos entre el V y III milenio a.C. por comunidades sedentarias que se dedicaban a la ganadería y la agricultura. Lejos de lo que se creía, no se trata de una construcción que mira a las estrellas, como Stonehenge, sino que se intuye que se trata de caminos que llegaban a los túmulos o tumbas. Lo más impactante es que, gracias a la colocación de rocas grandes al principio del camino y pequeñas al final, se crea un punto de fuga que hace que nuestra vista mire hacia donde se encuentra la tumba. Aún así, y tras muchos estudios, sigue sin saberse a ciencia cierta, el uso y el por qué de la colocación de dichas piedras.

Sinceramente y, si os gustan las leyendas tanto como a mí, es una visita que merece mucho la pena conocer y que te impacta tanto que no querrás irte :p ¡Recomendado al 100%!

 

carnac-kernario1

carnac-kermario

carnac carnac2

carnac-drone

 

Antes de volvernos a Vannes para terminar el día, pasamos por Quiberon y sus playas, desde donde se siguen viendo menhires hasta los acantilados.

 

quiberon-playa quiberon-playa1

acantilados quiberon-menhir

acantilados quiberon

acantilados quiberon1

 

Puedes visitar, desde fuera ya que es una propiedad privada, el Castillo Turpault (Le Château Turpault), que se encuentra en plena costa y que es precioso.

 

chateau turpault

chateau turpault1

 

Tras todo el día de visitas, volvemos a Vannes.

En el próximo post nos trasladamos a Rennes, a un apartamento restaurado del siglo XV, en la zona antigua de la ciudad y que os encantará 🙂

¡Espero que os haya gustado!

Related:

Previous Post Next Post
96 Flares Twitter 0 Facebook 0 Pin It Share 96 96 Flares ×